viernes, 24 de febrero de 2012

Geralt de Rivia

Los libros de Sapkowski llegaron a mi poder gracias a la promoción que tiene la empresa con sus trabajadores. La editorial se preocupa poco de los autores de fantasía a no ser que sean un bombazo. Así que cuando para el 2005 vi que editaban uno, me lancé casi sin pensar a por el mío. Había escuchado/leído algo sobre el polaco que escribía fantasía, con muy buenas referencias, pero prácticamente llegué virgen a las primeras páginas.

Era una edición con los dos primeros tomos de la saga de Geralt de Rivia. Un compendio de relatos cortos como presentación de los personajes.

Sencillamente me encantó, disfrute como hacía años no había hecho con un libro de fantasía. Las vueltas de tuerca a los cuentos clásicos y leyendas que todos conocemos hicieron que me enganchara a la historia como pocas veces me ha ocurrido; bueno, concretamente en dos ocasiones: "El Señor de los Anillos" y "Canción de Hielo y Fuego".

Cuando un libro/historia me gusta en especial, quiero compartirlo inmediatamente, así que hablo de él constantemente http://wendeling1.blogspot.com/2006/02/alternativas.html, lo recomiendo por activa y pasiva... incluso en la primera oportunidad se los regalé a Monty.

Quise seguir la historia pero en aquel momento sólo se habían editado los dos primeros tomos, me tocó esperar y cuando llegó, no pude por distintas circunstancias (ejem... solo una, cuestión de preferencias, preferí gastar el dinero en comida y pagar facturas, por ejemplo).

Tres Navidades atrás la empresa para la que trabajo volvió a reeditar el primer libro, seguido de los restantes, toda la historia en seis preciosos tomos. Me los autorregalé como regalo de Reyes Magos. Pero por entonces estaba embarcada de la lectura de todos los relatos/novelas de Sherlock Holmes de A. Conan Doyle, por lo que hasta el agosto pasado no volví a la historia de Geralt de Rivia.

Empecé a releer el primer tomo justo el día que acompañaba a Monty a urgencias por su último brote y hace unos días he terminado el último. Durante seis meses he acompañado a los protagonistas por toda su aventura vital, reconociendo las historias pero disfrutando esas vueltas de tuerca, esos finales alternativos no precisamente felices sino humanos (y eso que sólo una de las especias que pueblan ese mundo es humana en si). Con aventuras creíbles a pesar de la existencia de elfos, dríadas, gnomos, sirenas, medianos, vampiros, enanos y humanos.

Ahora me siento algo vacía, ya no están ahí Geralt, ni Ciri, ni Yennefer, ni Jaskier,... para seguir ocupando mis ansias de consumir historias y siento dentro de mi que pasará mucho tiempo hasta que vuelva a encontrar una historia que me llene, que me haga disfrutar tanto como ésta.

Gracias Andrzej Sapkowski.


1 comentario:

Zanawsina dijo...

Prueba con la trilogía artúrica de Mery Stewart, si llegas a encontrarla ;-)