jueves, 17 de junio de 2010

Evolución

Hace algún tiempo un buen amigo "desaparecido" por Barcelona desde hace algunos años, me comentó que había dejado de leer "Reinventando mi vida" porque no le gustaba la tristeza que destilaba en mis escritos.

No lo entendí, porque en ocasiones si había mucha rabia y tristeza, pero en otros momentos quería infundirme fuerza e ilusión por un futuro mejor y usaba esos artículos, en tercera persona, para ayudarme a ver mi historia desde fuera.

¿Realmente "Reinventando mi vida" era un blog triste?

Con los cambios de ubicación que ha tenido en los dos últimos años, me ha dado tiempo a releerme por completo y he visto mi evolución desde aquel ya lejano 2004.

Nostalgia por el pasado. Rabia. Tristeza (si, también está ahí) por los sueños rotos. Culpabilidad. Y también, mucha ilusión por el futuro y orgullo por mis hijas, mis leonas peleonas. Hay momentos divertidos en los que he vuelto a reír a carcajadas y momentos muy duros, en que las lágrimas no han encontrado escudo para esconderse. Pero sinceramente el porcentaje de momentos ilusionados y divertidos era mucho mayor que el de momentos tristes y dolorosos.

Entonces ¿qué? ¿Siempre encontramos excusas para cuando nos pillan en un renuncio? Para mi, en aquel momento, me hubiera servido más un: "no he tenido tiempo" o mejor un: "vemos la vida de manera muy distinta"... lo más divertido del asunto es que jamás le pregunté si me leía o no, fue su respuesta automática al típico "¿cómo estás?" que haces cuando llevas mucho tiempo sin ver a alguien.

Y todo esto viene a cuento, porque hace ya algunos años que ese amigo desapareció de mi vida. Lógico teniendo en cuenta nuestra diferencia generacional, los distintos objetivos en la vida y el egoísmo de la juventud...

Reinventado mi vida es como su nombre indica, mi manera de ver la vida y últimamente ha pasado a ser un blog relajado... mucho... porque disfruto de cada instante de mi vida en este momento. Siento no teneros más informados, pero los días se pasan con una sonrisa en la cara mirando unos ojos que también sonríen... los días se pasan viendo crecer a dos leonas que siguen peleando, como adolescentes que son.... los días se pasan organizando un futuro... en fin... como la vida misma.

2 comentarios:

zanawsina dijo...

Me alegro un montón, ya lo sabes. Te mereces eso y mucho, muchísimo más. Lamento mucho no participar más activamente y permitirme alguna visita por aquellos lares... Pero me alegra saber que no publicas por cosas buenas, que eso siempre siempre siempre es lo mejor.

Te quiero mucho.

Viviana y Sofia dijo...

Basicamente, yo no lo siento un blog triste. Claro, compartes tu vida y en la vida hay de todo.

Me gusta leerte y ya sabes que lo he hecho de punta a punta!!!