jueves, 4 de marzo de 2010

Pedida

Conversación escuchada en la puerta de un instituto, mientras espero a mi siguiente cliente que me ha citado ahí.

Hora: 11:15 de la mañana.
Día: jueves, 4 de marzo del año del señor (o de quien se adjudique el evento) 2010.
Conversadores: Profesor, adulto, unos 40-45 años y alumna, adolescente, como mucho 15 años de edad.

- ¡Yaiza! ¡Estás perdida! ¿qué te ha pasado estos días que no has ido a clase?

- Es que me he ido a mi Tierra unos días.

- ¿Marruecos?

- Si. Volví ayer.

- ¿Y qué tal la experiencia?

- Estoy pedida.

- ¿Qué? - el profesor enfatiza mucho esa pregunta.

- Que me han pedido. Cuando vuelva, quizás me case.

- ¿Tú quieres? ¿Lo conoces?

- Si, desde que era niña. Mi familia ha dicho que si.

- Pero a ver.... ¿No has aprendido algo aquí?

- Claro.

- ¿No te he enseñado que siempre hay opción? ¿Qué eres tú quien eliges?

- Mi familia ha dicho que si.

- Bueno, si quieres hablar, sabes dónde encontrarme... Te puedo presentar a alguien...

La chica lo deja casi con la palabra en la boca.

- Bueno, no está mal, es mayor pero al menos lo conozco.

Y entra en el instituto cabizbaja. El profesor la observa alejarse y murmura un "¡Qué pena!" que yo escucho.




Nota: No pretendo escandalizar, frivolizar ni nada por el estilo. Sólo os dejo la conversación y mi desasosiego al escucharla. Mi hija tiene esa edad y no hace tantos años ocurría eso mismo en nuestra tierra...

5 comentarios:

Viviana y Sofia dijo...

tengo la boca en forma de "O"

no que estabamos en el siglo XXI ?

zanawsina dijo...

Para ella, por el momento, será algo bueno...

Esperemos que la cosa no empeore

Amaranta dijo...

Bueno es que realmente cuando tienes quince años no hay más opción que la que te marcan tus progenitores. Y más cuando te han educado en el respeto a tus mayores. La opción surgirá cuando esta niña sea adulta y siga viviendo en un país como España donde la legislación ampara sus opciones. En su país ni siquiera tiene la opción de elegir cuando sea adulta. Pero realmente con quince años ni ella ni nuestros hijos tienen otra opción que no sea la de hacer lo que digan sus padres. Bueno nuestros hijos hace mucho tiempo que se están educando en el no respeto a sus mayores así que aquí a veces son los niños los que no nos dejan opción a los adultos.

Mo dijo...

Para ní eso es "fanatismo", y me da igual que no tenga nada que ver con la religion y sí con la cultura de un pueblo. Para mí es igual de fanático quien se inmola en nombre de Alá, que quien obliga a una niña de 14 años a casarse con alguien que no quiere y probablemente muchos años mayor que ella, igual de fanáticos que quienes realizan la ablación a una niña casi recien nacida.
Todo eso me parece una aberración.

Besos

Anamen dijo...

Terrible y cierto, pero no deja de ser terrible y más terrible por ser cierto y que ocurra en nuestros días, en este siglo tan modenno.

Besos Maia. No dejes de escirbir