martes, 5 de enero de 2010

Año nuevo, vida nueva o la antigüa reinventada

Año nuevo, vida nueva.

O la antigüa reinventada. Porque estoy viviendo unas navidades familiares, en toda la extensión de la palabra.

Y feliz por ello.

Eso si, en la lotería de Navidad, a pesar de ser el año en que más he jugado... bueno, hemos (tengo que acostumbrarme a volver a hablar en plural), nada de nada.

De salud, mal, gracias. Al menos ando de pruebas y repruebas para al final confirmar que los años siguen pasando. Tuve un bajón depresivo importante el día que mi doctor me habló de menopausia precoz... y la sensación de dejar de ser una mujer completa.

Absurdo, lo sé.

Pero queda ese pellizquito en el estómago. Un sueño, no que se rompe, sino que se esfuma. No podré volver a ser madre de nuevo junto a la persona que amo.

Por cierto, es la primera Navidad en que pierdo peso... ¿será el amor?

El trabajo, como hasta ahora, mal pagado. Pero al menos sigo teniendo.

Las leonas, volviéndome un poquito loca con sus cambios hormonales y de humor. Pero orgullosa de ellas, que le vamos a hacer, soy su madre.

El gatito, mimoso, como me gusta y me hace feliz.

Las dos gatas de casa, ignorándose hasta que se descubren y terminen a guantazo limpio, con bufidos incluidos. Espero que algún día les de por descubrir que haciéndose mimos se vive mejor. Eso si, ahora hacen mucho más ejercicio y no se dedican todo el día y dejar vacío su platito de comida.

Pero esta noche llegan los Reyes Majos... esos reyes que alguien me enseñó a creer en ellos hace unos años, cinco ya en concreto. Y como he sido buena (chissss.... tú, si tú, no cuentes lo que ya sabes) espero recibir regalos.

Bien pensado, a avariciosa no me gana nadie, que también he recibido regalos para Navidad... ejem...

Así que feliz día de Reyes para todos y que os traigan muchos regalitos... de esos no físicos, que son los más importantes.



Nota: hace una semana escribí un post que se perdió en el limbo de las des-conexiones. Días después y con nuevo dispositivo wireless, espero que a éste no le ocurra lo mismo. Cruzando dedos.

7 comentarios:

Lara dijo...

Bueno.... a mí la lotería nada de nada, el amor medio en crisis, del trabajo en paro pero.... sonriendo y sin perder las esperanzas.
Muuuuuuuuacks!
Pd. y además seguro que los Reyes no me traen nada y todo por ser una niña muuuuy mala, jajajaj...

Mary Lovecraft dijo...

¡pues sí que te han pasado cositas estos últimos tiempos! no te podrás quejar

siento lo de la depresión, no deberías sentirte menos mujer por el apunte del médico aunque sí entendería tu tristeza por no poder tener ese hijo con la persona amada (¿ya está confirmado totalmente el diagnóstico del médico??) aún así, sabeis y sentís que os tenéis el uno al otro y que las dos leoncias (apodo cariñoso mío a las leonas) ahora mismo y yo diría que para siempre son de los DOS y eso es muy bonito.

Wende, te deseo que esta noche los Reyes te terminen de traer lo que haría redonda esa felicidad, que yo creo que es basicamente, el poder mantenerla eternamente.

un besazo, cielo!

Aradhriel dijo...

Bueno, dile a esos reyes majos que la persona que se ha convertido en el regalo de muchos a través de sus palabras no puede quedarse sin presentes. ¡Seria una insensatez!

Viviana y Sofia dijo...

te deseo el mejor de los años!!!

Amaranta dijo...

Ten mucho cuidado Wen que la premenopausia es la mejor época para quedarse embarazada. Así que ojito con los mimitos. Yo también tengo premenopausia precoz y me empezó ya hace un par de añitos y todavía de vez en cuando (cada seis meses) me baja la regla. Así que toma tus precauciones que hasta que no lleves un año completo sin periodo no puedes sentirte segura.

PD: La depresión no es porque no puedas tener hijos es porque nos hemos quedado sin las benditas hormonas y eso se nota mucho en el estado de ánimo. Si vas a tomar hormonas comprobarás que la depresión desaparece.

Kotinussa dijo...

Yo insisto en lo mismo que Amaranta. Conozco a unas cuantas a las que se les ha colado un embarazo cuando ya se creían a salvo. ¡Y una hasta de gemelos! Y que no te dé ninguna pena, chiquilla. ¿Te imaginas lo que sería empezar de nuevo con noches en vela, cólicos del lactante, potitos y demás? No es como si no tuvieras hijos. Lo que tienes que hacer es disfrutar de estos años de libertad hasta que empieces a tener nietos y las leonas te los encasqueten a todas horas. Parece que falta mucho, pero el tiempo pasa volando.

Lo que sí te voy a dar es un consejo, aunque no me guste aconsejar a nadie. Pero me parece importante. Ni se te ocurra tomar hormonas para retrasar nada ni para paliar los efectos de la menopausia, que se está descubriendo con el tiempo que tienen unos efectos secundarios demoledores. Cada vez hay más médicos contrarios a ello.

Así que ya sabes, tú a ver el lado bueno de las cosas, que eso creo que lo sabes hacer bien.

Muchos besos.

Zarem dijo...

Estoy muerta de vergüenza cariño... enterarme de como va tu vida leyéndote, si... he vuelto, con otro error a mi espalda, pero eso no importa... lo que importa es que no sé como pedirte perdón por mi ausencia de tu vida (que no de mi mente y mi corazón), no sé si merezco decirtelo, pero te quiero. Por cierto... felicidades por tu sueño cumplido!!