jueves, 11 de junio de 2009

Clase de educación

Como cada final de curso, el instituto organiza una reunión de padres de futuros estudiantes de la ESO y aunque acudí a la del curso pasado por Estel, también siento curiosidad para ver si se tratarán los mismos temas. Así que el miércoles, a las 7 de la tarde, allí estoy, como madre de la futura estudiante de secundaria Ithilien.

Más o menos la reunión se desarrolla como recuerdo, aunque en esta ocasión son muchos más los padres que acuden... bueno, salvo alguna honrosa excepción, madres, que al parecer los padres(sobre un 5% de los asistentes) a las 7 de la tarde de un día en medio de semana, o están muy cansados de su trabajo diario, o siguen trabajando o no sienten ni curiosidad ni interés por este tipo de reuniones.

Presentación de Director, Jefe de Estudios, Orientadora escolar, Presidente del AMPA,...

Presentación del Instituto, características especiales, aulas, ofertas académicas, horarios,...

Presentación de clases extraescolares, futuras excursiones, escuela de padres,...

Derechos y obligaciones de los alumnos y el profesorado,...

Y normas a cumplir por los alumnos.



En el momento en que una persona se convierte en padre (o madre) empieza a sufrir por ese hijo. A pesar de la felicidad que conlleva su nacimiento, también hay mucho dolor, sobre todo porque sientes cada circunstancia que le ocurre a tu hijo como tuya propia. Sientes sus enfermedades, sientes sus problemas, sientes la incertidumbre por su futuro... A cada padre (y madre) le duele su hijo... aunque parece que hay madres (y padres) que demuestran su amor sufriendo "más" que las demás madres (y padres) en la creencia que así son mejores madres (o padres) que el resto.



- Y lo que jamás permitiré es un alumno que haga daño a otro - afirma tajante el director del centro - me da igual la razón, si es un ataque o una defensa, pero alumno que pegue alumno expulsado.

- ¿Entonces tenemos que permitir que peguen a nuestros hijos sin defenderse? - salta la madre de turno que sufre más que los demás por su hijo.

- En este centro, entre alumnos, profesores y administradores, conviven a diario más de mil personas, así que no permitiré que nadie se salga de las normas y me da igual si tiene razón o no... alumno que pegue, alumno expulsado.

- ¿Entonces tengo que decirle a mi hijo que se deje pegar?

- No he dicho eso...

- Claro que si - interrumpe la madre cada vez más histérica - Ha dicho que si alguien le pega a mi hijo, no tiene que defenderse.

- Hay muchas maneras de defenderse sin tener que golpear. Sobre todo usted debería educarle a no callárselo, a contarlo, a buscar ayuda y no a que devuelva el golpe.

- Pues si eso es lo que enseñan en este instituto...

- Estaré encantado de darle un listado de otros centros a los que llevar a su hijo - interrumpe en esta ocasión el director a la madre "sufridora" - porque yo no voy a consentir ni una sola agresión.

Y en esas terminó la reunión, aunque la madre del hijo indefenso - aclarar que precisamente en el barrio, este hijo en especial es uno de los adolescentes más agresivos y que más peleas lleva en su historial - siguió intentando que otras madres (y padres) le dieran la razón a ella.


Nota aclaratoria: el instituto en cuestión tiene uno de los índices más bajos de agresiones de la ciudad, incluso de la provincia. Estoy por completo de acuerdo con la decisión del director y las normas a cumplir. En un centro en el que estudian 600 adolescentes o consigues que se respeten esas normas o se te suben a la chepa en un tris. En el año que lleva allí estudiando Estel, no ha surgido ningún problema... No entiendo la reacción de esta madre.

9 comentarios:

Amy dijo...

En mi humilde opinión yo creo que el director no contestó convenientemente a la señora, porque si en ese instituto quien utiliza la violencia física es expulsado, si el hijo de la señora es agredido no es que se vaya dejar pegar sino que el castigo del que le agreda será la expulsión no la defensa.

De todas formas yo no sé si seré más sufridora que ninguna otra madre o si querré más o menos que las demás, lo que sí que tengo claro es que nunca dejaré de enseñarle a mi hija que defendernos es un derecho y un deber que tenemos todos en esta vida. Ya me venga cien mil directores, que no me van a garantizar la integridad física y sobre todo psicológica de mi hija por muchas normas que se tenga. También es verdad que otra de las cosas que le he enseñado a mi hija es que en esta sociedad defenderse tiene un castigo y que hay que aceptarlo como parte del aprendizaje social que tenemos en esta vida. La cuestión es que ser un chivato no es bueno ni ético en la sociedad. Y es contradictorio para un adolescente que se le prohíba defenderse y a la vez se le incite a ser un chivato sabiendo perfectamente que eso es peor pecado todavía, no sólo para su entorno escolar entre los de su edad, sino que son los profesores los que luego los desprecian por eso. Así que yo siempre he enseñado a mi hija a defenderse y luego a aceptar los castigos que los profesores pudieran obsequiarle por ello en silencio, por supuesto, sin hablar y sin faltar el respeto a los mayores. Lo curioso del caso es que es verdad que los que nos defendemos nunca podemos llegar a ser conflictivos en un lugar donde nadie nos agrede. Y quien se defiende gana el respeto de sus semejantes y las agresiones acaban. Evidentemente siempre hablando de agresiones que se pueden dar entre chavales, si hablamos de otro tipo de violencia que también se da en el entorno escolar la cosa cambia radicalmente.

Pimkie dijo...

¡Uf! Las típicas de "mi ojo lo hace todo bien pero le tienen manía".

Wendeling dijo...

Amy, aunque en muchas ocasiones coincidimos, creo que en esta no. El defendernos es un derecho, por descontado, lo que ya no estoy de acuerdo es usar la violencia como medio de defensa... si golpeas estás cometiendo el mismo error que el que te está agrediendo. Y no quiero que mis hijas aprendan que el medio para ascender "socialmente" es usar la coacción y la violencia.

Gracias a todos por vuestros comentarios y por descontado, besos a repartir

Amy dijo...

Bueno no sé quién enseña a sus hijos que el medio de ascender socialmente se puede hacer por medio de la violencia, lo que tengo claro es que yo no soy una de esas. Yo lo que le enseño a mi hija es en esta vida defenderte es mucho más que un derecho, es un deber. Dependiendo de lo que te tengas que defender valorarás si es imprescindible usar la violencia o no. De todas formas defenderte es algo tan innato en el ser humano que poco has de valorar o pensar, sale sólo. Pero la sociedad últimamente se ha dedicado a machacar que la defensa personal es algo así como inmoral. Y vale que la venganza sea indeseable porque fomenta la violencia, pero defenderte de quien te agrede sin motivo alguno, quizás el que te agrede sí que pretende medrar a costa tuya; pues eso defenderte es completamente normal.

Y para que te des cuenta de que el director no fue muy coherente en su discurso. Dijo que había que acostumbrar a los niños a contar lo que le hacen, ¿eso quiere decir que si alguien le pega a un chiquillo y nadie lo ve y el chiquillo en su buena fe, porque a todos los que atizan al final son los más tontitos, se lo cuenta al director, el director con su simple palabra va a expulsar al otro? Pues esto sí que es peligroso porque seguramente los listos y violentos al final se inventarán que el niño que le cae mal le ha pegado para que lo expulsen. Hay cosas que hay que solucionarlas en el acto, porque eso fortalece la confianza que luego se tiene que tener de adulto.

De todas formas lo que yo fomento en mi hija no es la violencia, de hecho te puedo asegurar que todos sus profesores están encantados con ella, con su educación, con su bondad y con sus notas. Eso sí como alguien la fastidie, ella no va a ir a que nadie le saque las castañas del fuego. Evidentemente dentro de lo que es normal que ocurra entre niños de esta edad.

Amy dijo...

Se me olvidaba Wen defenderse, se utilice la violencia o no, nunca puede ir unido de la mano de la coacción. Los que coaccionan siempre son aquellos que generan la necesidad de defenderse. Evidentemente lo primero que yo he enseñado a mi hija es que lo que está feo, lo que es malo y no tiene perdón alguno es que te metas con alguien sin que te haya hecho absolutamente nada. Es esto lo que las madres no suelen enseñar a sus hijos y cuando los llevan a los parques de pequeñitos se hacen las locas cuando sus niños empiezan a coaccionar a los demás, porque todas estas cosas empiezan cuando los niños son pequeños. Si tú no estás atenta a esta primera reacción de tu hijo y no le enseñas que eso está mal, estás facilitando que ese chico al final se dedique a pegar a todo niño simplemente porque a él le apetece.

Un beso para ti también.

Anónimo dijo...

Por Dios, ¿por qué ponéis a vuestros hijos nombres tan ridículos? Vale que queráis ser originales, pero de ahí a que el pobre chaval/chavala pase por un gilipollas durante toda su vida...

¿qué tiene de malo Manolo o Conrado o Antonio? Joder, Ithilien... Hay que ser hortera coño!

Wendeling dijo...

Amy, es que precisamente la madre de la que hablo y su hijo es de ese tipo de personas que mencionas al final. Es el típico niño que hace la zancadilla y después va a esconderse tras la madre cuando se le responde.

Gracias por estar siempre ahí ;-) Amy.

Anónimo, no sé si te volveras a pasar por aquí, pero imagino que tú tampoco te llamas anónimo y sin embargo firmas así. Informarte que si hubieras buceado un poquito por los archivos del blog, hubieras descubierto que yo tampoco me llamo Wendeling aunque firme con ese nombre y que mis hijas usan esos nombres para sus juegos, así que los adopté para hablar de ellas por inet.

¡Qué fácil es esconderse tras un anónimo para criticar!¿verdad?

Mary Lovecraft dijo...

Me he quedado alucinadísima con la respuesta del director O___O desde luego es admirable su reacción...siempre que el instituto cumpla en verdad y se haga cargo de las consecuencias de esta afirmación, porque luego suele ser muy fácil dar largas a un caso de agresión con aquello de que si 'no hay pruebas' de que éste le haya pegado o incluso no pegado, que los críos saben mucho mucho.

Enfin, lo dicho, que si cumplen e investigan cada caso para resolverlo correctamente, mi enhorabuena a todo el centro y por lo que veo y por tus propias explicaciones Wende, así es.
Ojalá otros centros tomaran ésta actitud como modelo.

un beso linda

p.d.: yo también aborrezco a los padres 'sufridores'

Sade dijo...

Es que hay cada madre-padre...
Me parece perfecta la decisión del director del centro.
Yo nunca he tenido padres sufridores afortunadamente.
Un abrazo.