lunes, 26 de enero de 2009

¿Cómo he podido...?

En casa de la abuela el domingo.

- Mami - Ithilien - ¿qué día es hoy?

- Domingo, todos los domingos venimos a pasar el día con la abuela.

- Si, eso ya lo sé mami. Me refería a que día del mes.

- Es dieciocho - la abuela.

Y plafff... siento un estremecimiento, mi vello se pone de punta y automáticamente unos ojos verdes que sonrien al mirarme acuden a mi memoria. Es lo único que me queda de él en mis recuerdos... sus ojos sonrientes al mirarme.

¿Cómo he podido olvidar la fecha?

Miro a mi madre y susurro un "lo siento".



Actualización 26-01-2009: Siempre he compartido este día con mi madre, hemos compartidos nuestros recuerdos de él, para sentirlo más cerca, para no olvidarlo.... pero en ese día... No me lo perdono, me siento terriblemente culpable; tanto que guardé el post y no lo publiqué.

Va pasando el tiempo, son muchos años ya y cuando cierro mis ojos solo recuerdo los suyos, he olvidado su cara, sus gestos, su olor, el sonido de su voz y solo me quedan sus ojos sonriendo al mirarme y compartir esos recuerdos con mi madre, hasta este año en que sencillamente llegué a la fecha sin tenerla presente.

Y no quiero que esto ocurra...

9 comentarios:

Jose dijo...

Creo que tendemos a desterrar de nuestro recuerdo lo que nos ha hecho sufrir, imagino que tendrá que ver con la supervivencia (al menos mental).

Wen, no lo olvidaste, sencillamente lo destierras de tu recuerdo por el dolor que te produce.

Un beso.

Aradhriel dijo...

Estoy de acuerdo con Jose.
Hay una teoria que dice que si nuestro cerebro trabaja solo al 8% de su capacidad es porque no podríamos soportar todo lo que implicaría llegar al 9%...
Vivimos y sobrevivimos, con todo lo que eso conlleva.
Animo y un besazo

zanawsina dijo...

Tu vida ha cambiado mucho, la has reinventado, y quieras o no, hay recuerdos que poco a poco se desvanecen. Más cuando es otra vida la que vivimos.

Por lo menos has encomendado el error, ¿no crees? Y a tiempo te has podido dar cuenta. No es como cuando un esposo se olvida del cumpleaños de su mujer y no lo recuerda por más pistas que le dan.

El cambio de vida pasa factura, cariño. No te culpes por algo que no has hecho con mala intención.

Lara dijo...

Estas cosas pasan porque somos humanos. No creo que debas culparte Wen, no lo creo.
Un abrazote.

Cactus dijo...

A mi tampoco me gustaría que eso me pasara si estuviera en tu situación. Pero tampoco tienes que torturarte, seguro que El no te lo tiene en cuenta.

El año que viene te aviso el día 17, jajajajjaa.

Un besazo guapa y muchísimo ánimo.

synnove dijo...

Siempre pensé que porqué debía quedarme con una fecha, cuando le voy a querer SIEMPRE. Quizá para mí los días señalados solo me producen más dolor, y no me parecen bonitos, casi trato de pasar por ellos sin más.

Cada uno tiene su forma de pensar ¿no? Nadie tiene las mismas circunstancias que otro.

Un beso Wen!

d.C. OtherSite dijo...

Me imagino que te refieres a tu padre... Pues no teno tanto tiempo por aquí y no sé muy bien del tema.

Si es así lo lamento, a veces pasa me imagino, la vida pasa, la gente crece, hacemos cosas nuevas... Aún así me imagino cómo te sientes.

Una vez me pasó un día muy importante y se me olvidó por completo, me sentí tann mal, pero no hay más que hacer que pedir una disculpa quiza a nosotros mismos y continuar.

Suerte y que estés bien. Un abrazo

Mary Lovecraft dijo...

Ay niña, yo creo que tampoco has de sentirte mal, si olvidaste algo doloroso es porque precisamente estás en un momento bonito de tu vida que hace que dejes 'guardado' lo que te hizo sufrir (y te haría sufrir al recordar) puede ser muy importante la fecha, desde luego, pero si tu mente, lo hizo así por algo será. La Naturaleza es sabia, simplemente escúchala.

un beso bien grande y no te sientas mal mi niña.

Mary Lovecraft dijo...

y bueno, lo que sí no perdiste fueron los recuerdos buenos al respecto, ¿viste a qué me refiero?

otro beso