lunes, 27 de octubre de 2008

Reinventando mi vida

Wendeling no recuerda el último día que paso en la casa de sus padres, en la que vivió hasta los cuatro años, justo antes de ingresar en el colegio de monjas. No pensó cuando salió aquel día con su pequeña maleta, que no iba a volver a verla.

Anoche soñó con ella, soñó que ya no estaba, que la habían derribado para hacer unos chalets adosados, muy estrechos y altos.

Wendeling si recuerda el día que decidió salir por la puerta del colegio en la que estaba interna, a sus seis años... jamás pensó en escaparse, solo quería salir y no volver... no volvió.

Wendeling si recuerda el último fin de semana que pasó en la casa del fantasma, antes que sus abuelos decidieran venderla e irse a un piso nuevo, sin escaleras y más pequeño. Un fin de semana de visita con sus padres, dormir en su cama de siempre, un almuerzo y despedida justo antes de volver a Málaga. La próxima vez, meses después, que volvió a visitarlos, se encontró que ya vivían en la nueva casa. Durante años, cada vez que pasaba por la puerta, no podía evitar fijarse en la ventana de la habitación donde durmió durante años... Ahora sólo hay un solar vacío en el lugar donde jugó con el fantasma, Blanquita, Zipi y Zape y olió los geranios de su abuela.

Wendeling recuerda, momento a momento, el último día que vivió en casa de su madre, antes de su boda.

Y hoy Wendeling no puede evitar pensar que añonará esta casita, que ha sido la nuestra, la de todos y que estas serán sus últimas palabras.

http://blogs.ya.com/dulcemaia/

Pero la añoranza será menor si me visitáis en la nueva casa, al lado de mi gatito. Por favor, no dudéis en pasaros por aquí.

Un último vistazo y salir por la puerta, las maletas y los muebles ya están en el nuevo hogar, solo quedan pequeños detalles que procuraré ir recogiendo día a día para no perderlos.

___________________________________________________

Ya de vuelta, entrando en la nueva casa. Huele a limpio y nuevo, huele a vacio para llenar con
miles de recuerdos, reflexiones y anécdotas. Esperando vuestras visitas, la mesa camilla y las sillas están preparadas, el café, el té y la leche listos... Las pastas en la bandeja... Bienvenidos a casa.

17 comentarios:

Lara dijo...

Ale, ya me tienes aquí sentadita en la mesa camilla. Ummmm.... ¿café? no sé.... ¿no tendrás por ahí un red bull, no? jajaja....
Bonita casita Wen, me tendrás a menudo por aquí ;)
Muuuuuuacks!

Antonio J. Bazalo dijo...

¡Anda, que casa más bonita! Creo que el cambio te ha venido para mejor.

Yo soy tan codicioso que sin haber dejado mi casa me he agenciado una segunda residencia que se visita a partir de hacer clic en mi nombre.

Bsotes.

Antonio J. Bazalo dijo...

Bueno... hay que hacer clic y luego ir a Mi página web, ha ha.

Zanawsina dijo...

Y aquí te animo de nuevo como siempre me animas a mí... Gracias por estar ahí y aquí me tienes.

Un saludiño con cariño a tu nuevo hogar, que está muy bien amueblado y realmente muy precioso decorado.

Te echo de menos...

Wendeling dijo...

Lara, Baza, Zanawsina, gracias por pasaros por la nueva casa, aunque la decoración no es definitiva... cosas de inquietudes decorativas que corroen a una.

Muchos besos a repartir para todos.

Anha dijo...

Bienhallada preciosa Wen y compañia ;)

HSolo dijo...

Allá donde vayas, pienso perseguirte... que lo sepas...

Besos

Kotinussa dijo...

Pues aquí estamos, como vecinas curiosas. ¿Qué hay para merendar?

........

Todo riquísimo, muchas gracias. Y la casa, preciosa. Tenemos que repetir esto más a menudo.

Cris dijo...

Qué precioso y acogedor... Me autoinvito, a ver si hago más huecos de los que hasta ahora me ha permitido la responsabilidad.
Siempre es un placer venir.
Yo también tengo nueva casa, pero aún no me he mudado, ni tiempo tengo. Te avisaré para que vengas a tomar café ;)
Un beso muy grande y un abrazo.

Abeja-Maya dijo...

Tampoco podía faltar yo en pasarme por aquí, asi que aqui estoy.
Me encanta la decoración y que la foto siga siendo la misma también.

Para mí un café con leche, por favor.
Ah¡ La miel corre de mi cuenta, jajajajaja.

Un besazo.

Miroslav Panciutti dijo...

Por fin he podido darme un saltito por tu nuevo sitio. Agradable diseño, se respira tranquilidad que es algo de lo que me gustaría disponer más en estos tiempos. Procuraré visitarte con frecuencia. Un beso.

Jose dijo...

Me gusta la nueva casa por fuera, pero lo de dentro no lo cambies, una manita de pintura y punto.
Un beso.

synn dijo...

¡hey!

¡Te has mudado con varios post!

:) Yo soy tan torpe, no sabría hacerlo.

Bueno, pues, ¡bienvenida!

Jolie: Desde la Barandilla dijo...

y reinventandopalabras solo habria que recalcar en algun rincon de ese espacio nuevo, la palabra Bienvenida...

Fray dijo...

Bonita casa y muy funcional, ¿queda alguna celda libre? Un Abrazo

Nanny Ogg dijo...

¡Qué preciosidad de casa que te ha quedado Wen! ¡Me encanta! Por supuesto que seguiré pasando por aquí... ahora me voy a pillar unas pastas antes de que vuelen... ¿O ya han volado? :)

Besos

Wendeling dijo...

Anha, Hsolito, Kotinussa, Cris, Abeja-Maya, Miroslav Panciutti, Jose synn, Jolie: Desde la Barandilla, Fray, Nanni Ogg... muchísimas gracias a todos, por hacerme pasar una velada tan agradable. Aquí tenéis vuestra casa, no dudéis en pasaros cuando queráis (Y para el Fraile, ya sabes que tienes una celda preparada especialmente para ti... se te echan de menos tus letras).

Muchos besos a todos, de verdad.