sábado, 19 de julio de 2014

Instinto maternal

Uno de los momentos más duros para uno madre es descubrir que tu hijo ya no te necesita.

Y sí, se que desde hace años eso ocurre en casa, pero ¿aceptarlo?

¿Realmente ya no soy necesaria?

Quiero apartarme, dejar que tomen sus decisiones y actúen libremente pero tampoco quiero hacerlo.

¿Tan difícil es?

Ese instinto maternal hiperdesarrollado que tengo me está jugando malas pasadas y lo peor es que también puede jugárselas a las leonas y eso si que me duele más.

Tengo que aprender pero no encuentro el libro de instrucciones ¿alguien ayuda?




1 comentario:

Zanawsina dijo...

Ays... tiene que ser un momento de desprendimiento total. Todas las madres se tienen así, pero eso no es un consuelo.

El tenerlos, lo eliges, pero que se vayan no... Y creo que no hay nada que yo pueda decir que te ayude o consuele.

Sólo la visión como hija... y es que cuando ya no ves a tu madre día a día, entiendes cuánto aportaba a tu vida.