miércoles, 19 de noviembre de 2008

Festín de cuervos de George R.R. Martin

- No lo entiendes. Anoche...

- Anoche orasteis a vuestros muertos, a los dioses que os crearon a los dos. Xhondo hizo lo mismo. Yo tenía al bebé; si no, habría estado con él. Los ponientis os avergonzáis del amor. El amor no tiene nada de vergonzoso, y si los septones os dicen que sí, es que vuestros siete dioses son unos demonios. En las Islas sabemos que no es así. Nuestros dioses nos dieron piernas con las que correr, narices con las que oler, manos con las que tocar y acariciar... ¿Qué dios loco y cruel le daría ojos a un hombre y luego le diría que los tuviera siempre cerrados, que no contemplara nunca toda la belleza que hay en el mundo? Sólo un dios monstruoso, un demonio de la oscuridad. - Kojja puso la mano entre las piernas de Sam -. Los dioses también te dieron esto para algo, para... ¿Cómo se dice en ponienti?

- Follar - contribuyó Xhondo de buena gana.

- Para follar. Para dar placer y hacer niños. Eso no tiene nada de vergonzoso.

Sam retrocedió un paso.


"Festín de Cuervos" de la saga de Canción de Hielo y Fuego de George R.R. Martin.

Es muy fácil trasponer esta parte de la historia a la Iglesia actual. Tal vez demasiado fácil. Siempre he considerado el amor y el sexo como algo natural del ser humano. Nunca algo pecaminoso ni prohibido, aunque en mi educación entrara por completo la obligación, como mujer, de llegar virgen al matrimonio y por consecuencia, tener una sola pareja a lo largo de toda mi vida. Soy creyente y como tal mucha veces entran en conflicto mi vida y las creencias que pretenden imponerme.

Tengo dos dedos de frente y en ese aspecto lo siento, jamás seré una buena católica. Si Dios es amor, tal y como quieren enseñarnos actualmente, debe ser con todas sus consecuencias. Amor sean del sexo que sean los integrantes de una pareja, de una familia. Amor es amor tanto si esa pareja se ha casado como si no. Amor es amor tanto si ese niño tiene un padre, una madre, dos padres, dos madres o un padre y una madre.

Como ser humano, tengo derecho a tener mis propias conclusiones y ser coherente con ellas. Como católica, creyente y practicante, debo obedecer una sería de normas. Como persona con dos dedos de frente, opto por el amor, con todas sus consecuencias.

Ahora me toca luchar porque la Iglesia siga evolucionando...

Nota: Zarem, esto va por ti, para que sigas llamándome beata.

17 comentarios:

Mary Lovecraft dijo...

Se hace difícil compaginar algo tan prefabricado, manipulado, cerrado e impositivo como es la religión hoy día (todas) con el sentido de la propia persona como tal. A veces no queda más remedio que elegir.
La cuestión es elegir lo que a uno verdaderamente le haga feliz, y a veces esto coincidice con lo que dicta su corazón, más que su conciencia.

un besote
Mary

Miroslav Panciutti dijo...

En mi opinión, nada tienen que ver las creencias fundamentales del catolicismo (en realidad las de todas las religiones que se basan en la existencia de un Dios personal, bueno y hecho bastante a semejanza nuestra) con las normas "éticas" de conductas, expresadas en un catálogo de pecados. Esas normas las imponen las iglesias y tienen mucho más que ver con funciones de represión y control social (ay, el poder) que con la fe. El sexo, por supuesto, es una de las más fértiles fuentes de esa normativa; pero, que yo sepa, su carácter pecaminoso nunca fue dicho por Jesús y, desde luego, cualquiera con dos dedos frentes estará de acuerdo en que el vivirlo no sólo no es malo sino que es una de las experiencias que mejor propicia los mejores sentimientos y valores de los humanos.

En síntesis, que una cosa es ser creyente y otra las normas de la Iglesia Católica. No me termina de convencer tu postura de seguir dentro de ésta cuando no admites esas normas; sin embargo, la respeto. Mucho más, desde luego, que la de aquellos que tampoco admiten esas normas (en su práctica) pero mantienen una sumisión hipócrita y cómplice. Un beso.

Wendeling dijo...

Mary Lovecraft, eso es lo que he hecho, he elegido, pero no solo de corazón sino en conciencia también. Rara que es una xD

Miroslav Panciutti. Mi elección de seguir dentro de ella es pelear porque siga evolucionando. Si peleas desde fuera te expones a que el rechazo sea total, si es desde dentro, a que te echen (digo yo xD), pero mi conciencia me dice que si quiero cambiar algo, no puedo esperar a que lo hagan los demás por mi, que debo ser yo también la que de el cayo. Desde mi modesta posición, sigo hablando y haciendo, ojo que no será nada, pero para mi es y mucho.

Gracias a los dos por vuestros comentarios.

Zarem dijo...

Me aburre ya llamarte beata :P.
Nos ponemos serias?
Esto que expones es el principal motivo por el que, conociéndote como te conozco, siempre me ha resultado como poco extraña tu militancia católica apostólica y romana ;-).
Pero basada en ese conocimiento de tu compleja forma de pensar, lo veo lógico en cierta manera, sería más raro aún que tú huyeras sin intentar cambiar algo.
Ahora bien... que tienen que hacer para que te des cuenta de que lo único que le importa a la Iglesia es el poder mediante manipulación de las enseñanzas de ese Dios al que tanto proclaman adorar?
Te quiero aún con todo... :-P
Y respeto tu opción, eso que quede claro.

Gatika dijo...

Amiga, me encanto primero el pedazito de historia con el que empezo el post... muy interesante!

y pues con lo que sigue, nunca más de acuerdo contigo... Amor y Dios, cada uno lo vive a su manera pero en libertad.

Besos...

Lara dijo...

Yo es que tengo unas creencias muy a mi manera, he de reconocerlo. Para mí soy libre de hacer lo que quiera, siempre y cuando no haga daño a nadie, así de sencillo.
Muuuuuacks!
Pd. siempre, aunque creo que esto ya lo sabes, respeto la opinión de los demás.

Wendeling dijo...

Zarem, para manipular hacen falta dos personas mínimo: la manipuladora y la que se deja. Y yo no soy de las que se dejan (al menos eso creo :-P )

Gatika, pertenece al cuarto tomo de una saga que se llama "Canción de hielo y fuego" de George RR Martin que me tiene muy enganchada. La recomiendo un montón.

Lara ese es uno de mis principios fundamentales, el respeto a los demás.

Gracias a todas por vuestros comentarios y ya sabeis, besos a repartir.

Mary Lovecraft dijo...

me gustan las personas 'raras' será porque yo también me considero así y me gusto

otro beso :)

Kotinussa dijo...

Sólo puedo decir que estoy muy de acuerdo contigo. Lo has explicado tan bien que no tengo más que añadir.

Besos.

SegFault dijo...

Desde mi adolescencia soy ateo, no creo en la existencia de ningún dios ni nada parecido y me repugna la iglesia católica. Me he casado por esa iglesia que me repugna y conozco gente que desde "las bases" quiere cambiar, que cree que algunas opiniones, dogmas e ideas deben transformarse, evolucionar y admiro a esas personas. Pero me da igual que digan que esas personas forman parte de esa iglesia, porque aunque esas personas sean admirables, la institución en si es repugnante: ha hecho y hace demasiado daño a la sociedad y deberiamos luchar contra ella, intentar mitigar al mínimo su capacidad de dañarnos como sociedad.

Comprendo que el humano necesita tener fe y que siempre han existido las supersticiones y las religiones, estoy seguro que forma parte de nuestra personalidad y que la sociedad necesita tener esas creencias, pero no puedo entender porqué se escoge al dios católico y la iglesia católica cuando hay otras iglesias con las seguramente la mayoría de los católicos comulgarían más ¿miedo al rechazo social?

La iglesia católica es retógrada, hipócrita y machista (entre otras cosas) y existen religiones cristianas, que creen en cosas parecidas a la católica pero que transmiten el mensaje de la alegría de vivir, que no son machistas y permiten tener mujeres ejerciendo, que creen que el individuo puede hablar con dios y no sólo a través de la iglesia y en la casa de dios...

Si algún día la vida despertara mi fe en cristo (cosa que dudo vaya a ocurrir) no sería católico, no sería de una iglesía que no considera a las personas iguales, que castiga, que habla de pecados, que pide que se haga como dice, no como hace. Que utiliza sus mártires, sus bases, su buena gente como "markéting" para su forma de vida repugnante.

Si de verdad queréis transformarla, recurrir a su markéting y abandonarla, obligad a esa iglesia a transformar su mensaje para buscar otro público, ese público que considera que todos somos iguales, que la vida es alegría y que no hay que vivir con temor.

Siento si suena duro pero soy incapaz de entender porque la gente somete sus creencias a una entidad como la iglesia católica cuando la sociedad le permite disfrutar de tantas alternativas.

--
SegFault

Wendeling dijo...

SegF, quizás porque tengo opción a escoger, tal y como dices, me quedo con la que tengo. Por respeto a mis antecesores que realmente creyeron en ella. Porque considero una traición irme al sol que más calienta sin pararme a intentar cambiar lo que tengo. Porque en la base el catolicismo es espectacular (digan lo que digan) porque tienes razón con respecto al organismo que la rige, pero eso no quita que haya personas maravillosas que hacen mucho. A ti te sirve tu ateísmo para regir tu vida. Yo necesito algo más.

Gracias por dejarme tu comentario (me encanta que me sigas leyendo) y espero que tanto tú como tu señora esposa, estéis muy bien. Se te echa de menos.

Y gracias a los demás por dejarme un trocito de vosotros por aquí.

Muchos besos.

Anamen dijo...

Te he reencontrado, desde que don pelu no pone enlaces te había perdido.
Da gusto ver que has pintado tu pared de rosa.
yo tb soy católica aunque el papa me excomulgaría de una patada. Como especie tenemos en nuestros genes reproducirnos, como personas necesidades sexuales, y como espiritus hambre de amor de bondad y de todas las cosas buenas de este mundo y del próximo si lo hay. Ojalá yo tuviera más fe,todos la tuvieramos, sería mucho más facil. Pero nos dieron el regalo de volar solos, para experimentar y aprender sin red, si no fuera así, estaríamos condicionados.

Besos maia

Anamen dijo...

y estoy de acuerdo contigo, el catolicismo en su base es espectacular, el nuevo testamento es una joya que habla de amor y de igualdad entre los hombres, que cuenta que el mayor pecado es no amar a los semejantes.Porque pocas religiones.. o será que yo no las conozco en profundidad hablan tan claro y tan bien del amor por eso la elijo, aun con todos sus defectos, que defectos tenemos todos.

:)

Anónimo dijo...

Yo no estoy bautizado en ninguna iglesía, no pertenezco a ninguna. No creo en la creencia de ningún dios y aunque no apruebo a los creyentes extremistas de cualquier religión ni ciertos dogmas de las iglesias ni lo que representa la iglesia católica. No puedo afirmar tan categóricamente como el señor SegFault que me repugne la iglesia católica en su totalidad.

Yo me guardo mis opiniones en cuanto a las religiones, iglesias y en especial la católica. Siempre he respetado a los creyentes y practicantes o los que simplemente son creyentes. Lo único que me ha dado rabia es que me juzguen por no ser católico ni creyente. Tener que oir "si fueras creyente vivirías mejor o si creyeses en dios estarías en paz..." o cosas peores. Yo no tacho a los creyentes de mojigatos o ilusos. Respeto que crean o que tengan la necesidad de creer o simplemente por tradición o educación. Sólo quiero que se me respeten las mias sin que me pongan una etiqueta, un adjetivo, una sentencia negativa por pensar distinto.

La verdad es que si eres creyente y practicante, me parece muy bien Wen, pero lo de ser coherente con los dogmas y lo que predica la iglesia se me antoja dificil. Incluso temo que lo de practicante como tal tampoco. Que cumplas con ir a misa todos los domingos no es ser practicante en sí, sino que cumplas con lo que rige tu iglesia.

Para tu iglesia eres una mal cristiana, te has divorciado, creo, tienes relaciones sexuales prematrimoniales, usas preservativo... no pretendo meterme en tu vida, no te juzgo. Sólo que me choca mucho que te afirmes una y otra vez en que eres practicante. Pues según el dogma que manda continuamente tu iglesia, no lo eres.

¿Quieres cambiar tu iglesia? Me parece perfecto pero no digas que eres practicante por favor. Porque no pones en practica lo que dice la iglesia te marca. Creo que asistir a cada misa no es ser practicante. Para mi no eres coherente con lo que predica tu religión. Eres coherente con lo que tú crees que debe ser.

Espero que no te haya molestado que haya puesto como ejemplo tu vida y tal. Un saludo

Wendeling dijo...

Para nada me molesto, comentarista (no sé como llamarte). Tienes toda la razón y asumo que soy mala católica. No cumplo una serie de requisitos. Pero como bien dices ser practicante no solo es ir a misa los domingos... hago más que eso (de ahí me llama Zarem beata). Mi párroco conoce mi vida e intenta convencerme de cambiar algunas cosas, que no acepto, de ahí este último artículo.

No te juzgo, ni a ti ni a nadie, por esta cuestión, ni se me ocurre convencerte de que creas o tengas Fe. Si me has leído con anterioridad, verás que no intento convencer a nadie en este aspecto. Y soy cristiana y católica... que no sea una buena católica no quita que siga siéndolo ¿no crees?

Y también tienes toda la razón al afirmar que soy coherente con lo que yo creo, pero en esas creencias también entran mi educación católica. Te pongo un ejemplo. Si un católico cre sinceramente que las mujeres también pudieran ordenarse sacerdotes y la Iglesia niega ese aspecto ¿también es un mal católico?

Gracias por tu comentario y si un día te apetece, firma con un nombre, el que sea, para conocerte.

Besos a todos.

Abeja-Maya dijo...

No creo que sea mejor católico el que discrime a ciertas personas por su condición sexual. Desde que el mundo es mundo, las tendencias sexuales han existido igual que ahora, con la salvedad de que antiguamente la gente se escondía y ahora muchos no lo hacen (y hacen muy bien).
El amor es amor lo sienta quien lo sienta. NO es más puro el amor entre un hombre y una mujer, que entre un hombre y otro hombre, o una mujer y otra mujer.
Creo que el catolicismo no tiene nada que ver en la manera de amar de las personas.

Un besazo.

Álex dijo...

El anónimo era yo, que se me olvidó firmarlo y luego se me fue el santo al cielo y tal. Bicos.